Lunes , 22 enero 2018

Cuando las cocinas se descubren a la vista del comensal
 
22 febrero, 2013

Desde hace algún tiempo el comensal es el rey de la restauración. Se acabaron los protagonismos de los grandes chefs, las grandes marcas de gastronomía y los restaurantes inaccesibles. El comensal, desde que entra por la puerta, se convierte en crítico gastronómico y juez absoluto, y hay que cuidar hasta el más mínimo detalle para estar a la altura de sus expectativas. Las redes sociales han ayudado también a consolidar esta tendencia convirtiendo a cualquier comensal en prescriptor o crítico de cualquier establecimiento. Con esta evolución, las cocinas de los restaurantes y bares españoles también han cambiado. La tendencia actual en restauración son las cocinas a la vista, esas que se sitúan cerca del cliente, dejándole ver todo el proceso de cocinado, así como la maquinaria que lo equipa y las condiciones higiénicas en las que se encuentra.

Las cocinas a la vista acercan a los comensales a los fogones, permitiéndoles ver un pequeño espectáculo culinario, y creando sensación de transparencia y proximidad, rompiendo la barrera entre cocineros y clientes.

Un restaurante que muestra su cocina al público es un establecimiento sin secretos, sin nada que ocultar, y eso supone un plus para quien degusta sus comidas. La ventaja principal de este tipo de cocinas es que dan una mayor seguridad al cliente, que puede ver todo el proceso de elaboración del producto y comprobar la higiene de hornos y encimeras. Otra de las ventajas es la cercanía del cliente respecto a los cocineros, es decir, antes quien “daba la cara” eran metres, camareros y personal de sala, y con este tipo de cocina el cliente sabe cuáles son las manos que están detrás del producto que va a consumir. El chef ya no está encerrado en su pequeño feudo, la cocina, al que los particulares no tienen acceso, sino que se muestra y comparte con ellos sus técnicas y sus rutinas de preparación.

La tecnología ha avanzado lo suficiente como para que prácticamente cualquier restaurante pueda permitirse adoptar esta forma de cocina en sus instalaciones. Han dejado de ser proyectos complicados y lujosos y se han vuelto mucho más asequibles, por ello, los profesionales de la industria nos hemos dedicado en los últimos años a minimizar las limitaciones de espacio, trabajando básicamente en dos frentes: aumentar el rendimiento, las funciones y la capacidad del equipamiento, y conseguir un diseño más reducido y un mejor aprovechamiento del espacio.

Podéis ver algunas cocinas a la vista equipadas por Fagor Industrial si os pasáis a probar los menús de restaurantes como el Nerua del Museo Guggenheim (Bilbao) o el Mirador de Humboldt (Villa de la Orotava, Canarias).

Desde hace algún tiempo el comensal es el rey de la restauración. Se acabaron los protagonismos de los grandes chefs, las grandes marcas de gastronomía y los restaurantes inaccesibles. El comensal, desde que entra por la puerta, se convierte en crítico gastronómico y juez absoluto, y hay que cuidar hasta el más mínimo detalle para ...

Puntúa este post

Tu puntuación es:
4.8 ( 1 votos)
0

Un comentario

  1. Es una de las mejores ideas!! Así el comensal se siente mucho mas seguro, instintivamente se siente en confianza!

    Saludos y éxitos con el blog!
    Carolina

Todos los campos marcados con * son obligatorios.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

*

*

veinte + 12 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>