Domingo , 19 noviembre 2017

Nuestra nueva sala de demos en Madrid: el movimiento se demuestra cocinando
 
23 junio, 2010

Y si no, que se lo digan a nuestro chef corporativo. Que se lo digan, pero cuando tenga tiempo. El jueves pasado, podría pensarse que no era el mejor momento para decirle nada. ¡Dos convocatorias tuvo que preparar en un día, una dedicada a los bloggers y otra a la prensa especializada, para presentar la nueva sala de demos que hemos inaugurado en nuestras instalaciones de Madrid! La organización de una sola demo ya supone un trabajo ímprobo: dos en un día parece superar las expectativas de cualquier profesional. En la foto, de los amigos Víctor y Ana de Caminar sin Gluten, podéis vernos a todos los que participamos.

Pero las apariencias engañan: Oier Biritxinaga se mostró tan receptivo como en él es habitual a cualquier pregunta, consulta o comentario que los invitados pudieran hacerle, y además tuvo tiempo de preparar dos rondas de unos deliciosos menús de degustación (o cabría decir de demostración) para treinta personas y de facilitar todo tipo de consejos culinarios (algunos, sin ir más lejos, no sabíamos que para cocer los langostinos se necesita poner el agua a 80 grados centígrados por que a 100 destruimos sus proteínas).

No sólo gracias a él, sino a todos los asistentes a los dos eventos, la presentación de la sala de demos se cerró con ovación y vuelta al ruedo. El buen ambiente ya comenzó en el viaje en autobúss que llevó a los profesionales de medios y blogs hasta nuestras instalaciones (no a todo el mundo le coge a mano Getafe), y continuó con el paseo por la alfombra roja, como en Cannes, que llevaba hasta la sala. Eso sí, dentro no había starlettes: había un completo equipamiento profesional de cocción y hornos y un chef corporativo dispuesto a sacarle todo el partido. Y un kit de cocina de obsequio a los asistentes que fue especialmente celebrado, sobre todo (viva la alta tecnología) por la inclusión del picaajos. Sino, mirad el precioso dibujo que hizo Alya, de Cartoon Cooking.

Podríamos decir que los eventos tuvieron tres protagonistas claros: primero el espectacular menú, donde nuestro chef intentó además que todos los platos fueran sin gluten, algo que las propias dimensiones del evento le impidieron cumplir al cien por cien… aunque anduvo cerca. Segundo, el equipamiento de cocina, con un vedettismo desaforado por parte del horno Visual Plus VPE-101, que acaparó buena parte de la atención de los asistentes y provocó consultas sobre la posibilidad de comprarlo para las cocinas de casa (a lo que Oier señaló que sería buena idea, pero que lo impedían problemas como su alimentación, que es trifásica).

Y hubo un tercer protagonista: los propios asistentes, porque aquí no se trataba tanto de ver como de participar. Primero, teniendo acceso a todas las interioridades de la propia de cocina, y segundo, preguntando sin descanso, fotografiando cada plato, cada rincón de la cocina, para obtener la mejor de las experiencias culinarias (por algo estos eventos se llaman Fagor Cooking Experience) degustando un menú compuesto por verduras al vapor, pulpo a la gallega, langostinos al vapor, langostinos a la plancha (en el horno), lubina a la plancha y al horno, pescado marcado en sartén y terminado en horno, solomillo de cerdo marcado en plancha y terminado en horno con una reducción de vino y solomillos de ternera al grill de horno con setas, entre otras exquisiteces. Todo ello con el extra de sabor que proporciona el ser parte activa en el proceso, el que el chef te muestre cómo se hace cada plato, cómo funciona una cocina industrial, y se dirija de forma personal a los asistentes. Eso sí, sabemos que alguno de los presentes se quedó con las ganas de cocinar más… ¡Algo que vamos a tener muy en cuenta en el futuro! De nuevo, nuestros amigos Víctor y Ana son los responsables del collage de fotos de los platos que veis en el lateral.

No exactamente con la idea de ponerles los dientes largos a los que no pudieron asistir, sino de informar de manera puntual sobre su evolución, transmitimos el evento en directo vía Twitter usando el hashtag #fagorcook y algunos compañeros presentes también lo retransmitieron (a todos ellos, gracias). Para terminar, merecido aplauso para Oier por su talento culinario y comunicativo. A pesar de todo el trabajo que supuso, nos hemos quedado con ganas de repetir ¡Así que os esperamos para el siguiente!

Os dejamos además con los enlaces de las diferentes crónicas que hemos ido viendo del evento, a cada cual más interesante. Si veis que nos hemos dejado alguno, decídnoslo!

3 Comentarios

  1. Realmente, lo pasamos estupendamente, aprendimos mucho sobre el magnífico horno, sobre como cocinar, y de la estupenda compañía.

    Queremos agradecer a Oier y a todos los responsables del Fagor Cooking Experience, el haber hecho posible poder degustar alimentos aptos para celíacos.

    Nos alegra que os gustaran las fotografías y los montajes, así como que los hayais publicado.

    Un fuerte abrazo y ¡hasta pronto!

    Ana y Víctor.

  2. Ana, Víctor, el placer fue todo nuestro, como siempre! Y las fotos, por supuesto que gustaron, ya las veis ahí publicadas. De hecho, estamos deseosos de poder ver el resto!

    Un abrazo!

Todos los campos marcados con * son obligatorios.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada.

*

*

17 + 9 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>